Energética holográmica

Esta es una terapia energética que equilibra de forma global a la persona. Sus beneficios se notan a nivel físico, orgánico, emocional y psíquico, generando bienestar y salud.

Se trabaja con filtros de colores. Se toma el pulso al paciente. La vibración del pulso nos dará respuesta en todos aquellos puntos donde haya un bloqueo de energía. La función holística de la terapia es restablecer los desequilibrios que se encuentran durante la sesión con los filtros. Cuando el pulso deja de expresar las alteraciones de vibración, el equilibrio de la vibración cuerpo-mente-emoción se restablece. Los filtros de colores con los que trabajamos permiten, encontrar los puntos alterados y también reequilibrarlos.

La terapia es apta para toda persona –bebés, niños, adolescentes, adultos, ancianos- no se conocen contraindicaciones. El beneficio es inmediato.

Es un buen recurso para solucionar conflictos emocionales (depresión, estrés, ansiedad, angustia, etc), problemas funcionales (tanto puntuales como procesos crónicos ayudando a aliviar al malestar) y todas las situaciones que ayudan en el crecimiento personal.

La ENERGÉTICA HOLOGRÁMICA es combinable con otras terapias y tratamientos. Trabaja de forma paralela a la medicina y combinada con terapias naturales ayuda en todo proceso de sanación. La terapia mide los niveles energéticos del individuo y sirve para modificar aspectos que pueden llegar a generar procesos patológicos recomponiendo el bienestar. Se busca el origen de la alteración para poder resolverla.

Durante la sesión la persona se serena, se relaja y obtiene una sensación de calma y tranquilidad.

Este método puede acompañar procesos profundos de cambio y transformación personal en todos los ámbitos: mental, emocional, físico y funcional.

"Todas la batallas sirven para algo, incluso aquellas en las que somos derrotados."

Paolo Coelho - La quinta montaña